Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen, pierden el respeto

Lichtenberg