Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante

George Orwell