Y si se ahoga, muera, por lo menos, sabiendo que se dirigía a la playa

En Fahrenheit 451, de Ray Bradbury