Los hombres, aunque han de morir, no nacieron para morir, sino para innovar

Hannah Arendt