Muchas excusas son siempre menos convincentes que una sola

Aldous Huxley