El mismo diablo citará las sagradas escrituras si viene bien a sus propósitos.

William Shakespeare. El mercader de Venecia, 1.º acto, escena III