Los ladrones tendrán tiempo para descansar; los vigilantes jamás

Proverbio japonés