A menos que ya esté condenado, la fortuna se inclina a favor del hombre de temple

Beowulf