No mido el éxito de un hombre por lo alto que llega, sino por lo alto que rebota cuando toca fondo

George Patton