Cuando el dogma entra en el cerebro, cesa toda actividad intelectual

Robert Anton Wilson