Jamás se descubriría nada si nos considerásemos satisfechos con las cosas descubiertas

Séneca