La dictadura

Fabio: Exacto. He de reconocer, Marco, que tu sagacidad no deja de sorprenderme. Así es: el miedo nos ha ido abriendo el camino. El miedo, Marco, recuérdalo, administrado sabiamente es la mejor de las armas, especialmente para manipular a un pueblo inculto e influenciable. Roma tiene, por fin, miedo, el miedo necesario, el miedo justo para tomar decisiones que se deberían haber tomado hace ya tiempo […]

Quinto Fabio Máximo conversa con Marco Porcio Catón en «Africanus. El hijo del cónsul», de Santiago Posteguillo