Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez

Julio César (Shakespeare), 2.º acto, escena II