Sé exigente para los demás, pero sé más exigente para contigo mismo

Oliver Cromwell