El que desconoce la verdad es un ignorante; pero el que la conoce y la desmiente, es un criminal

Bertolt Brecht