Créeme que ni el alabar ni el vituperar ha de ser hasta el fin

Críticon, I, 5. Baltasar Gracián