William Blake

…Y aquellos pies se convirtieron en ancianos…

Traedme mi arco de oro ardiente,

traedme mis flechas de deseo,

traedme mi lanza -abríos, oh nubes-

traedme mi carro de fuego.

No cesaré de luchar mentalmente

ni se dormirá mi espada en mi mano…