La huella de oro había relampagueado, me había hecho recordar lo eterno, a Mozart, y a las estrellas

El lobo estepario, Herman Hesse